Lo que nadie cuenta del embarazo

 

  • Semanas

En el momento que te quedes embarazada, la única medida de tiempo que utilizarás será ésta.  Bueno, y la palabra trimestre cuando hayas pasado las primeras 14 semanas.  No te preocupes, rápidamente te harás con el nuevo lenguaje gestacional y verás lo divertido que resulta decir “estoy de 26,3” y ver cómo la gente hace cálculos mentalmente.

  • Memoria

Yo presumía de tener buena memoria… hasta que me quedé embarazada. Conocida como la “amnesia del embarazo” es producida por la revolución hormonal que sufre nuestro cuerpo. Los culpables de los olvidos son los altos niveles de hormonas como la prolactina, el estradiol, la progesterona y el cortisol en el organismo de la embarazada, y principalmente de la oxitocina.

  • Presumirás de pelazo

¿Algo bueno tenía que nombrar, no? Pues sí. Durante el embarazo tu cabello lucirá mejor: más volumen, más brillo, incluso puede que más cantidad. Pero…(algún pero tenía que haber), igual que te sale más pelo en la cabeza, también te puede salir en otras zonas. Esto ya no mola tanto, ¿verdad?

  • ¡SOS! ¡Necesito un water!

Tus ganas de hacer pipí se verán incrementadas a medida que avanza el embarazo. Sentirás que tienes que ir al baño a todas horas y cuando vayas te darás cuenta que toda esa necesidad que tenías se traducía en 3 gotas. Literal.

  • Dormir con tu pareja

Dormir con tu pareja a partir del tercer trimestre se convertirá en una odisea, a no ser que tengas una cama XXXXL. Tus cambios de postura, el levantarte cada poco a hacer pipí o tu insomnio, hará que tu pareja decida dejarte la cama para ti sola y así poder descansar. ¡Ojo! Descansar él, no tú.

PD: si puedes hazte con un cojín de lactancia. Me lo recomendaron y fue mi gran salvación.

  • Querrán tocarte la barriga

Unos preguntarán y muchos lo harán sin pedirte permiso.  Y te enfadarás. Y con razón. Deben pensar que es de dominio público o que da suerte. Así que nada, diles que para la próxima traigan el billete de lotería y lo froten en la panza.

  • ¡Hola hemorroides!

Debido al estreñimiento que puedes padecer en la recta final, darás la bienvenida a tus nuevas amigas las hemorroides. Si eres de las suertudas que han conseguido evitarlas, ¡enhorabuena! Pero no cantes victoria aún. Que en el parto con los pujos es más que posible que aparezcan. Y creedme. Creo que es peor que los puntos, porque estos se caen, pero las hemorroides se quedan.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Instagram

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que se ofrecen. Si continúas navegando, considero que aceptas su uso. Puedes obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies